La diversidad es la clave del éxito

En el post de bienvenida a este Blog Corporativo anunciamos que éste iba a ser un canal para compartir nuestras mejores prácticas en materia de Sostenibilidad y Gestión Responsable. Por razones de actualidad informativa, hoy tiene sentido que hablemos de un tema que ha suscitado el interés de importantes organizaciones en los últimos días: la Diversidad.

En Madrid han coincidido la pasada semana las presentaciones de varios informes relevantes que han centrado la atención, en mayor o menor medida, en torno a la cuestión de la diversidad:

  1. El informe de Fundación CEDE La diversidad en la gestión directiva, patrocinado por Repsol, cuyo presidente, Antonio Brufau, manifestó al presentarlo que “la apuesta por la gestión de la diversidad (…) tiene un notable impacto en diversas dimensiones: mejora del capital organizacional, beneficios del capital humano como fuente de ventaja competitiva,  mejora de las oportunidades del mercado, y reconocimiento externo e imagen corporativa”;
  2. Los resultados del PwC’s 2015 Annual Corporate Directors Survey, que ha puesto el foco en los consejos de administración insistiendo en la idea de que, para dirigir una compañía a largo plazo, es clave una correcta y diversa mezcla de consejeros.
  3. El Estudio Multisectorial sobre el estado de la Responsabilidad Corporativa de la Gran Empresa en España 2015, del Club de Excelencia en Sostenibilidad, que revela que el 95% de las 125 grandes empresas analizadas (28 cotizan en el IBEX 35) tiene un plan de promoción de la diversidad e integración laboral y supresión de toda forma de discriminación, o ha implementado medidas para garantizarla.
  4. El Informe de transparencia de fundaciones 2015 de la Fundación Compromiso y Transparencia, que muestra una preocupante falta de diversidad e independencia en la composición de los patronatos de las 90 fundaciones españolas analizadas.

Respondiendo a ese interés, hoy vamos a compartir aquí cómo entendemos en Wolters Kluwer el valor de la Diversidad.

Cualquier persona que trabaje en nuestra compañía, de cualquier origen, perfil profesional, entorno cultural, en cualquiera de los países en los que opera, suscribirá sin dudarlo que la nuestra es una organización, ante todo, diversa. La base última de esa realidad se encuentra en nuestra Política Corporativa, donde encontramos el concepto de la Diversidad enmarcado dentro de un valor más amplio, el de la Integridad, uno de los principales motores éticos que impulsan la actividad de Wolters Kluwer en todo el mundo.

Integridad entendida como principio que nos obliga a ser “directos, honestos y transparentes en los negocios”, que nos compromete a “comunicarnos abiertamente con nuestros interlocutores, a respetar la diversidad y las ideas y  puntos de vista ajenos, y a comportarnos de forma justa y transparente”. Ahí es nada…

Esta declaración de principios puede parecer un mero desideratum que queda muy bonito puesto sobre el papel, pero que no lleve a ninguna aplicación práctica en la vida real. Nada más lejos de la realidad. La diversidad forma parte del ADN de Wolters Kluwer y es un elemento esencial característico de nuestra cultura corporativa.

Para empezar, la compañía está oficialmente comprometida con la diversidad de sexos. No sólo porque así lo exigen las normas del Código Holandés de Gobierno Corporativo (Wolters Kluwer es una empresa cotizada en la Bolsa de Amsterdam) al que estamos sometidos como organización, sino porque  la compañía suscribió expresamente los Acuerdos de la ONU en materia de Derechos Humanos (UN Convention 111), que exigen “eliminar la discriminación por razón de sexo que tenga el efecto de anular o impedir la igualdad de oportunidades y trato en el empleo” (*).

Nuestro capital humano está constituido por, aproximadamente, 19.000 profesionales, que operan en 42 países diferentes sirviendo a clientes en todo el mundo. La creación de un entorno diverso de empleados con diferente formación, experiencia, nacionalidad, y talento es de una importancia absoluta para la organización.

Nancy McKinstry 2016En relación con la plena incorporación de la mujer al sector empresarial, la European Round Table – que agrupa a 50 presidentes de algunas de las mayores compañías europeas y de la que es miembro Nancy McKinstry, CEO de Wolters Kluwer – indica claramente  que “va en interés de las compañías y de la prosperidad de Europa una mayor implicación de la enorme cantera de talento femenino”.

En este sentido es importante destacar que, desde que Nancy McKinstry llegó a la compañía en 2003, el número de mujeres en puestos de responsabilidad ha crecido desde el 20% (2003) hasta el 50% (2015). De hecho, Wolters Kluwer es la única compañía cotizada en Holanda que cumplía ya en 2015 los objetivos del Gobierno holandés de que los consejos de dirección estén compuestos por al menos un 30% de mujeres en 2016, tal como recogió el año pasado el Financial Times en una entrevista a nuestra primera ejecutiva.

La diversidad es la clave del éxito”, declaró McKinstry en otra entrevista concedida al primer diario financiero holandés Het Financieele Dagblad. Y añadió que “Un equipo fuerte es un equipo diverso. La diversidad genera mayor creatividad y mejora la toma de decisiones, lo que impacta directamente en los resultados de la compañía, como demuestran los datos. En Wolters Kluwer cultivamos la diversidad en todos sus aspectos: género, nacionalidad, experiencia, habilidades, etc.”

En España, la composición diversa de nuestro comité de dirección y las buenas prácticas en materia de igualdad se han visto reflejadas recientemente en un reportaje titulado “La España desigual”,  emitido por la cadena de televisión La Sexta, que puede verse en este enlace. En el reportaje, Carmen Valdés, directora de Recursos Humanos de Wolters Kluwer en España, declara que gracias a las medidas implantadas en la empresa las mujeres han roto históricamente el techo de cristal y accedido a puestos de dirección.

El compromiso de la compañía con la diversidad en España tiene su reflejo en el hecho de que supera ampliamente los porcentajes recomendados de paridad, no sólo en plantilla (más del 50% son mujeres), sino también en puestos directivos. En este sentido, en 2014 nos adherimos al Acuerdo del Ministerio de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad, sobre la adopción de medidas para aumentar la presencia de mujeres en puestos directivos y comités de dirección, y en esta misma línea, en 2015 apoyamos a una de nuestras directivas para que participase en un programa de liderazgo ejecutivo para mujeres financiado con fondos de la Unión Europea, el Proyecto Promociona, diseñado específicamente para fortalecer las competencias tanto técnicas como de liderazgo de la mujer en su desarrollo directivo.

Vicente Sánchez_CEO Wolters Kluwer_2014 comprimidaConvencido de que es imprescindible forzar el avance de las políticas corporativas que favorezcan la paridad, el CEO de Wolters Kluwer en España, Vicente Sánchez Velasco, ha declarado reiteradamente que, aparte de ser lo justo y exigible desde la perspectiva meramente humana, “está demostrado que las empresas igualitarias son menos conflictivas, más creativas, más sostenibles y, en definitiva, más rentables. Y estamos hablando de negocios”.

También en comparación con otros grandes grupos multinacionales la sólida apuesta de Wolters Kluwer en materia de diversidad hace que la compañía salga sistemáticamente mucho mejor parada que sus competidores. En un artículo publicado en el prestigioso blog Headhoncha, dedicado al estudio del liderazgo femenino a nivel global, se comparaba a la primera editorial del mundo, Pearson – que perdió simultánamente en 2013 a sus dos primeras directivas, Marjorie Scardino y Rona Fairheadcon, dejando un comité ejecutivo compuesto exclusivamente por hombres -, con Wolters Kluwer, que tiene tres de sus cuatro divisiones de negocio en el mundo lideradas por mujeres.

No quisiera terminar este post sin destacar algunas declaraciones públicas de Nancy McKinstry que resumen a la perfección la toma de posición de nuestra compañía, desde sus máximas instancias, en materia de diversidad:

“En nuestra experiencia, tener mujeres en puestos directivos requiere  un esfuerzo por parte de toda la organización, y ese impulso no tiene en absoluto aspectos negativos. Algunas empresas pueden necesitar la imposición de cuotas para alcanzar las metas requeridas por las legislaciones locales, pero la denominada “cuota femenina” nunca ha sido lo que ha movido a Wolters Kluwer a promover mujeres a puestos de responsabilidad”.

“Estamos muy orgullosos de los logros alcanzados, pero nos parece evidente que si nuestros clientes son diversos, nosotros queremos y debemos serlo también”.

“Las mujeres son excepcionalmente buenas trabajando en equipo y liderando equipos diversos. Esta razón para cultivar mejor el talento femenino no debe subestimarse. La diversidad fomenta la diversidad”.

“Nuestra prioridad es el desarrollo de las personas con más talento, sin tener en cuenta su género, su pasado, o sus preferencias vitales. Como compañía, nos beneficiamos de ello. Si todas las empresas se comprometieran con la diversidad, toda la sociedad se vería beneficiada”.

Cristina Sancho

Country Head of PR and Communications

Comunicación Corporativa – Wolters Kluwer España

(*) UN Convention 111 – Discrimination in Employment – C111 requires states to declare and pursue a policy to promote equality of opportunity and ‘eliminate discrimination on the grounds of: race, color, sex, religion, political opinion, national extraction or social origin, which has the effect of nullifying or impairing equality of opportunity or treatment in employment’.

Sin comentarios | Leído 288 veces

Tu puedes enviar una respuesta, or trackback desde tu propio site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *